domingo, 2 de mayo de 2010

El Acordeón del Hermano Javier


5 comentarios:

  1. Muy buenas. Ya lo creo que lo recuerdo. Las teclas nacaradas y cómo brillaba!. Tenía un estuche o cajón de piel....¿negra? Y creo que pesaba!
    ¡Qué recuerdos! Nunca creí que los iba a revivir tan bien.
    Paco Cortés.

    Nota: Tengo escaneadas las fotos de la clase de mi hermano y mía en Claudio Coello. ¿Cómo hago para que las publiqueis?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Paco:

    Si me envías un mail a lgg1960@gmail.com te doy los permisos para que puedas crear entradas. O si perfieres te las subo yo. Lo que quieras.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Luis.
    He recuperado, del "archivo familiar" algunas cosas que creía que no conservabamos. Notas, recibos, etc. Y podría subir algunas de ellas a modo de ejemplo. Pero ¿cómo hacerlo?
    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Fabuloso intérprete, y el primer instrumento del cual me enamoré perdidamente, aunque era inaccesible económicamente para mí con los años conseguí acceder a un organo "Grummar" modelo rapide con el que comencé mis pasos en la música, pero creo que en alguna ocasion le vi utilizar otro acordeón de fuelle y chasis blancos, ni recuerdo la marca ni el modelo, pero me llamaba mucho la atención, ya que con los años ya me explicaron lo del nº de "bajos" , y otras excelencias de este intrumento para catalogarlo adecuadamente,

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar