viernes, 16 de abril de 2010

Otra foto de parvulos en 1965


De nuevo gracias al Hermano Javier (Patxi).
¿Quien no se acuerda de la escalera?
(Yo soy el primero de la izquierda de la primera fila sentada)

7 comentarios:

  1. Escalera de marmol. El Director se ponía arriba por las tardes para entrar a clase y formábamos en filas de a dos delante del Hno que nos tocara. Me acuerdo de Lino Nasvascues Cunchillos y Teodoro ¿López?
    Entrañables a la vez que singulares. Eran muy distintos. TEngo que ubicarme bien en aquellos años pues si bien entré con mi hermano Jose en párvulos y preparatorio, luego repetí elemental por la edad y mi hermano ya pasó a ingreso.
    Por eso en las fotos no sé si debo estar o no.
    Ya iremos viendo.
    NOTA: El Hermano Gabilondo me dio clase en Alfonso XIII dos años. Sólo puedo hablar bien de él. Ya comentaremos pues algunos de Claudio Coello coincidimos con él (Díaz Barquero, Cebollero, Marcos, etc.)

    ResponderEliminar
  2. A mi el hermano Gabilondo me dio clases en Claudio Coello y en Alfonso XIII. En Claudio Coello nos enseñó cantando la lista de los Reyes Godos, que todavía puedo recitar. La pondré otro dia en el Blog.
    Coincidí con el hace un año y medio, y me presenté recordando aquellos tiempos. El tambien lo recordó muy entrañablemente.

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Teodoro López era el de Matemáticas, si no recuerdo mal...
    Jeje, también recuerdo los Reyes Godos...Teodoredo, Turisbundo, Sigeri----co, Ataúlfo, Viteri----co, etc, etc....
    De los Hermanos, la verdad, no recuerdo mucho. Al Hermano Marcelino, al Hermano Emilio, que se ponía rojo cuando se cabreaba, al Director, que también nos enseñaba a jugar al balonmano y que una vez nos sacudió porque bajaba por las escaleras del patio zurrándome con González Navarro...Creo que también había uno que era el Hermano Damián?, alto, con gafas y calvo?. Y de satélites al Colegio, la panadería de Padilla, donde comprábamos los pepitos...que además creo que era de los padres de uno del Colegio, si no recuerdo mal. También creo que era de los padres de Losada el restaurante "El Lago de Sanabria", en Ayala, y unos futbolines que abrieron en Castelló, al lado del Pilar. Imaginaos el planazo, el día anterior a abrirlos, con "El Mono", como le llamábamos, y...TODAS LAS MAQUINAS ABIERTAS PARA NOSOTROS!!! En fin, sí me gustaría tener noticias de la gente de entonces. Alguno más se queda por ahí, como Juan Carlos De Mulder, que estuvo muy poco tiempo, y que ahora es un muy conocido intérprete de música antigua y profesor en el conservatorio. O Joaquín Hardwick, o los hijos de la bailaora La Chunga, que vivían en Serrano, a la vuelta de Juan Bravo. Y Javier Ávila, con quien siempre volvía de clase porque su padre trabajaba al lado de mi casa, en Claudio Coello. Y recuerdo a Coppel,a Vela,a Rebollo, a Rodríguez Arias. Seguro que aún se me quedan en el tintero algunos, los Cózar, los García Andrade, ...En fin, como Cuéntame....porque coincidía exactamente en el tiempo con el nuestro...
    Un abrazo
    Fernando Lozano

    ResponderEliminar
  4. Ah!!! Y la regla "negra", que era la que más dolía, no recuerdo por qué razón, cuando nos zurraban con ella en la punta de los dedos...

    ResponderEliminar
  5. Ostras, Fernando. Como sumemos varias memorias como la tuya nos tele transportamos en el tiempo, de verdad.
    En esa panadería de Claudio Coello con Padilla vendían, ojo que se acababan pronto, unos triángulos de bizcocho, nata y chocolate por un duro, ideales. Lo que no sé es cómo nos dejaban salir a comprarlo si luego, en Alfonso XIII tardamos tiempo en poder ir a la Chuletera, etc.
    ¿O no nos dejaban?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola Paco,
    Me acuerdo perfectamente de los triángulos, recubiertos de chocolate. Creo que a los "mayores", es decir, a partir de Ingreso, nos dejaban salir en el recreo a la panadería. Supongo que a los que íbamos andando solos al Colegio nos dejaban.
    En aquella época empezaban los Bonys y los Bucaneros, hay que decir, sin embargo, que no arrasaron frente a los de toda la vida y pienso que si no llegan a tener cromos no hubieran sobrevivido.
    También estaban en voga los Flags y las pastillas de leche de burra, que supongo que ni eran de leche, ni mucho menos de burra.
    Y en el patio, mogollón de "castañas pilongas", ingrediente necesario para la elaboración del pica pica artesanal que se echaba por la espalda del enemigo.
    Gran éxito tuvo también la sofisticación de la pelotilla, al introducir la metralla metálica ( grapas), que la hacía mucho mas peligrosa, así como los canutos, para freír con arroz al implacable enemigo entre clase y clase.
    Un abrazo

    ResponderEliminar